Buscando el bebé

Buscando el bebé

kangurines

Decidir traer un hijo al mundo, es, desde nuestra más humilde opinión y experiencia, una de las decisiones más importantes que el ser humano pueda tomar en la vida, por no decir la más… Para nosotros ha sido lo más bonito, alucinante, emocionante y la experiencia más increíble y gratificante que hayamos tenido nunca. Aunque no nos engañemos, nadie dijo que este camino fuera de rosas, que alguna que otra espina nos hemos encontrado y nos seguiremos encontrando (ya hablaremos de esto en otro momento), pero os aseguramos que al final por muchas piedras que tenga el camino, las cosas buenas que aporta un hijo superarán con creces a las no tan buenas.

Y es de este mundillo del que os queremos hablar tanto en esta como en próximas entradas, y compartir con vosotros nuestras experiencias y vivencias desde el momento en que algo en tu interior te dice que quieres tener un hijo, del día a día con un bebé, y todos aquellos temas y curiosidades que seguramente os resulten de interés. ¿Quién sabe?, tal vez este humilde rinconcito nos pueda ayudar a más de uno a sobrevivir en el mundo de los bebés y los papás…

A vosotros, que estáis leyendo esto desde el otro lado de la pantalla, y si además os estáis planteando tener un bebé, tal vez llenos de dudas y miedos, os interesará saber ¿qué es lo que nos lleva finalmente a tomar una decisión así?

Hablamos por nosotros y desde nuestra experiencia, cuando decimos que somos unos indecisos y un tanto miedicas, todo sea por el respeto que siempre nos ha dado el tener un hijo, ya que simplemente a la hora de planificar la lista de la compra siempre hemos hecho un mundo, ¡pues un niño ya os podéis imaginar!

Muchos no traemos de fábrica esa decisión como si de un programa informático o botón ya preestablecido se tratase, sino que tenemos la fea costumbre de sopesarlo todo una y otra vez. No se trata de querer o no querer, es más una lucha interna entre tus miedos y lo que podrás aportar a esa criaturita cuando la tengas entre tus brazos, y que dependerá de ti durante muchísimo tiempo, por no decir, el resto de tu vida…

Buscando el bebé

Buscando el bebé – kangurines (Imagen vía 123RF)

Por desgracia, esta sociedad hace que tu hijo se vea vinculado a tu cuenta bancaria de por vida, que te surjan miedos de si podrás afrontar los gastos (y más aún en los tiempos que corren), que te cuestiones el horario de tu trabajo y el tiempo que tendrás para dedicar a tu nueva familia, o si la llegada de un bebé tendrá consecuencias en tu trabajo (¡viva la conciliación familiar…!). Leerás libros, revistas, blogs, y todo lo relacionado con el mundo de los bebés para tener aprobada la teoría para cuando llegue el verdadero momento de la práctica. Intentarás convertirte en un experto en precios, marcas, calidad y tipos de pañales, cremitas para el culete, ropita de 0 a 3… Te adentrarás en el mundo de los cochecitos de paseo como si fueras un experto ingeniero de la escudería Ferrari, ampliarás tu vocabulario con palabrejas que nunca creíste que acabarías dominando (porteo, isofix, dalsy, humificador, esterilizador, maxi-cosi, amuquina…, etc.). No pararás de manejar calculadoras de fertilidad, embarazo y nacimiento, intentando cuadrar la llegada de tu futuro bebé con tu vida diaria… y te empezarás a cuestionar cosas como: “que si en junio con la feria del libro ni pensarlo…”, “que en agosto hace mucho calor y fíjate yo de pequeño todos mis amigos estaban de vacaciones…”, “que en septiembre con la campaña de texto ni hablar…” (con un papá librero estas cuestiones surgen aunque no lo creáis), “Navidades no mola porque luego todos los regalos son de golpe y ya ves tú el resto del año…”, “que en febrero y marzo anda, anda, dónde vas con el frío que hace a pasear a la criatura…”, y así un sinfín de absurdos planteamientos más para que al final, contra todo pronóstico, la niña acabe naciendo en plena feria del libro, ¿y qué?? 😀 Jejeje!!

Conclusión, que por mucho o poco que leáis, planifiquéis,  le deis mil vueltas al asunto, lo que realmente importa de verdad es que ¡¡queréis traer a un maravilloso bebé al mundo!!

Qué más da que nazca en junio, o que llegues a final de mes apurado, o si el cochecito que comprarás a tu hijo no tendrá suspensión hidráulica ni dirección asistida como lo habías soñado… lo importante es que esa idea ya está en tu mente y en la de tu pareja, y no os la podéis quitar de la cabeza… Así que a relajarse y disfrutar del momento, que en cuanto la decisión está tomada y llega un día en que el test de embarazo aparece con esas dos extrañas rayitas, no serás consciente hasta un tiempo después, que tu vida comienza a dar un giro asombroso.

Escribiendo estas líneas y echando la vista atrás, nos emocionamos con todo lo que hemos vivido desde que decidimos tomar esta decisión, del momento en que el predictor confirmó el embarazo, y como meses después teníamos a nuestra pequeña Paula entre nosotros.

Buscando el bebé

Buscando el bebé – kangurines

Y por ahí, y para que sirva de ayuda a indecisos, ¿qué cosas se os pasaban por la cabeza antes de que empezarais a planificar la llegada de vuestros bebés?

¡¡Saludos amigos y hasta la próxima entrada!!

Kangurines.

[shareaholic app=”share_buttons” id=”6724635″]